Llámanos al teléfono: (477) 717 0139 info@grupohernandezalba.com

La seguridad es un capital y es la moneda corriente del negocio hoy en día, y las organizaciones que hacen uso de su información crítica de forma efectiva tienen una ventaja competitiva significativa.

Empresas de diferente ramo han respondido al reto de la seguridad informática con nuevas formas para implementar procesos internos que evalúen, protejan y permitan el uso adecuado de la información cuando y donde sea necesario -no sólo para ahorrar dinero, sino también para, como objetivo final, mejorar las relaciones con los clientes y desarrollar ofrecimientos innovadores y robustos-. A medida que el capital de conocimiento de la empresa crece -tanto en forma de papel como electrónico-, el desafío en seguridad informática aumenta exponencialmente.

Sin la gestión adecuada, se pierde, ya que reside en muchos lugares y formatos y se vuelve vulnerable, sobre todo en las micro, pequeñas y medianas empresas donde no siempre se cuenta con un departamento de TI que salva guarde, proteja y respalde la información.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (INEGI), en México existen 5.7 millones de mipymes. Pero las cifras sobre el riesgo informático distan de ser alentadores, ya que la falta de sistemas de seguridad informática, y por ende, de dispositivos de seguridad, vuelve vulnerables, sobre todo a las Pymes, ante el robo de información. Por ejemplo, los criminales saben que las Pymes son los principales contratistas de las grandes empresas de gobierno y de corporativos por el tema de outsourcing, entonces es mucho más fácil que ellos entren a una Pyme que les hace un desarrollo y saben que esa persona se va a conectar con la otra empresa o gobierno. De esta forma saltan directamente desde una empresa a otra para realizar el ataque y así evaden todas las medidas de firewall y de seguridad.

Es por ello la importancia de comunicar a los empleados pasos muy sencillos para evaluar y optimizar, asegurar e integrar, y automatizar y simplificar la información y documentos, pues las vulnerabilidades pueden empezar dentro de la organización. Algunos pasos sencillos a seguir son los siguientes:

  • Revisar la ubicación del archivo y de preferencia no abrir archivos ejecutables.
  • No abrir archivos anexos y enlaces de personas que no se conozcan.
  • Si no se puede abrir, evitar reenviarlo a otros.
  • Solicitar asistencia a un administrador de TI.
  • Utilizar una solución avanzada antimalware actualizada, y siempre seguir la lista de tareas del antivirus para procesos sospechosos.

Las empresas, especialmente las Pymes, deben mantenerse a la vanguardia sobre el correcto uso de las tecnologías, de cómo mantener a salvo su integridad digital, de cómo protegerse y todas las cosas que trae consigo este tema.

La verdad es que a esto muchas veces no se le suele prestar la debida atención, y por ello es que son tan frecuentes esos casos de pérdidas de información, de espionaje informático, sabotaje, etc. Y finalmente recordemos que cada organización, que tenga dinero, información o influencia política, podría ser del interés potencial de uno u otro actor que quiera cometer un crimen, así que siempre hay que estar alertas.